Blog

Lo que pasa en una función

Ya estamos en función. Un poco por necesidad logística,un poco por curiosidad profesional: decidimos utilizar una computadora para disparar los cambios de sonido, video e iluminación.

 Creamos una sesión de Midi via red: esta es una característica inherente en el OSX, que es el sistema operativo que usamos para video y audio. En el caso de windows, que es el sistema operativo que usamos para iluminación, utilizamos una aplicación para poder enlazar la computadora de luces a la red.

  Un sólo operador puede hacerse cargo de lanzar todos los cambios. Esta disminución de operadores nos permite darle tiempo libre a los técnicos o también tener un operador y un técnico para cubrir ecentualidades.  Pero la ventaja verdadera es que podemos automatizar los cambios y darle al elenco la seguridad que muchos de los cambios sucederán siempre en el mismo lugar y con el mismo ritmo.
La programación toma más tiempo: hay que mapear comandos MIDI, calcular tiempos de espera, saberse los pies de tooodos los cambios y etiquetar todo. Y esto último es vital: cada cambio tiene que tener una etiqueta que nos indique que va a suceder y cuando.  Hoy, Toño está operando, mañana será Peña y podría ser cualquiera el día siguiente. Una correcta operación técnica durante las funciones depende de una apropiada preparación.

Advertisements

Primera llamada

Hoy estrenamos.

Llegar a un estreno es un proceso largo, una extraña combinación entre maratón y sprint: meses de planificación deben manifestarse en cuestión de horas. Las noches y los días frente a libretos, computadoras, lápices y planos desarrollando ideas e intrincados planos, diseños, maquetas y plantas de movimiento dan paso al acelerado proceso de ensayo y construcción.

En 5 semanas las ideas se vuelven realidad, 35 días de sprints continuos.

En una semana promedio se ensayan 6 días. Cada ensayo puede durar entre 4 y 12 horas. Cada día puede durar entre 6 y 18 horas. Mientras el elenco ensaya, los técnicos construyen, mientras el elenco calienta se programan luces, es un esfuerzo de equipo: una batalla a multiples frentes contra el tiempo. Cada detalle debe recibir nuestra atención, cada botón, tormillo, palabra, movimiento debe ser el correcto. Decisiones deben tomarse en el momento, toda la preparación previa nos ayuda en este momento: y en menos de un segundo se soluciona lo insolucionable.   

Mientras tanto el tiempo no se detiene, la fecha del estreno sigue ahí cómo nuestra meta, darnos al público, compartir con uds. esta maravillosa experiencia del teatro.

Hoy estrenamos y es un momento feliz, pero extrañaré los ensayos, la adrenalina, el vivir en continuo estado de eureka; lo bueno es que hoy empezamos otro proceso, otra combinación de maratón y sprint.